domingo, 19 de septiembre de 2010

Edición de partes de timbales (y III)

Hoy, para acabar de hablar sobre la forma en que entiendo mi edición de la parte de timbales del “Réquiem” de Verdi, recurriré a ejemplos del propio compositor como forma de argumentar mis puntos de vista. No pretendo caer en la falacia “ad verecundiam”: sólo quiero mostrar en qué me baso para editar la partitura en la forma en que lo hice… Hacer ver que la edición está fundamentada en un riguroso estudio, y que no es fruto de la casualidad. 

Sin salir del “Réquiem”, en el “Dies Irae”, número 12 de ensayo (a la vez letra B), podemos ver que Verdi escribió una subida desde Si bemol hasta Re:




Aquí vemos claramente que Verdi contaba con 3 timbales, y se permite escribir de forma muy diferente al tradicional intervalo de 4ª/5ª. El problema que veo en este fragmento es el siguiente: al ser tres notas en un registro muy cerrado (una 3ª), o bien los instrumentos con los que contaba eran muy similares en diámetro para poder tocar esas notas en el registro idóneo, o eran de tamaños bien diferenciados, lo que implica que el Si bemol en el timbal grave estaría muy tenso, y el Re en el timbal agudo, relativamente flojo. Esto haría que, al presentar distintas tensiones cada timbal, las notas no sonaran equilibradas entre sí. Si, por el contrario, los timbales sí eran parecidos en diámetro, el rango total de los tres instrumentos se vería reducido.

El mismo caso de uso de tres timbales se da en el “Libera me”, nueve compases después del número 103 de ensayo:



También en “Aída”, a partir de la letra O de ensayo, se usan tres timbales:




En “Don Carlo” también usa tres timbales diez compases depués de P en el finale; incluso podemos encontrar el uso de cuatro timbales (Fa grave-Si bemol-Do-Fa agudo) once compases después de F en la “Scena” del tercer acto:




El caso que más claramente ilustra el uso de los pedales por parte de Verdi se da en el primer acto de “Otello”, seis compases antes de la letra I de ensayo:




En general, la partitura de “Otello” tiene una escritura para timbales muy interesante, y es firme candidata a una edición “molona”.

También podemos ver que Verdi quería “más notas” en “Aída”, “Il Trovatore”, “Macbeth”, “Falstaff” (fuga final). Estoy seguro de que Verdi ansiaba timbales y timbaleros que le permitieran escribir las partes que él hubiera deseado.

Con estos ejemplos pretendo demostrar que Verdi, añadiendo más instrumentos o usando los pedales, quería expandir claramente su escritura para timbales y, de hecho, lo consiguió (abrió el camino, pero no lo llevó a sus últimas consecuencias). Lógicamente, el desarrollo del timbal de pedal era incipiente (al igual que la técnica de los timbaleros que debían tocar esas partes) y, por lo tanto, también lo era la escritura de Verdi. Todo ello nos da un estilo un tanto “inocente”, que aún contiene errores y conserva reminiscencias de la escritura de épocas anteriores. Estoy seguro de que si hubiera nacido con posterioridad, sus partes de timbales serían más complejas…

¿Tan complejas como mi edición? Eso es imposible saberlo, pero lo que sí está claro es que mi versión está basada en un profundo estudio, así como en las amplias posibilidades de los timbales actuales. Cuando Mozart descubrió el “pianoforte”, obró como un niño pequeño que tiene un juguete nuevo: se dedicó a llenar sus partituras con indicaciones f y p llevado por la novedad del instrumento y sus posibilidades dinámicas. Si Verdi hubiera contado con unos Ludwig Professional (por decir la marca que yo usé en el concierto), estoy seguro de que los hubiera usado con profusión y, llevado por la novedad y sus posibilidades armonico-melodicas, habría escrito abundantes cambios de notas. El caso es que no los conoció, pero por los indicios que he expuesto, me inclino a pensar que así hubiera sido.

A continuación, presento algunos vídeos de timbaleros que también han editado el “Réquiem”.

En este vídeo, se ve muy bien a Rainer Seegers con la Berliner Philharmoniker doblar el Sol grave en los contratiempos del bombo:



La Atlanta Symphony nos ofrece una versión muy, muy, muy parecida a la mía, lo que me lleva a pensar que, realizados con un riguroso criterio, los trabajos de edición llevan a resultados muy similares:



Obsérvese el fantástico efecto estéreo: los timbales están totalmente a la derecha, mientras que el bombo está totalmente a la izquierda. Aunque el efecto es magnífico, la tremenda separación de los instrumentos en el escenario hace que tocar juntos sea muy difícil.

En el siguiente vídeo también podemos ver cómo el timbalero de la Filarmonica Arturo Toscanini, dirigida por Mehta, edita la parte de timbal:




Incluso en el siguiente vídeo dirigido por Karajan, se pueden escuchar perfectamente las modificaciones que el timbalero ha hecho a la partitura:




Para rematar este asunto, adjunto un enlace desde el que descargar en formato pdf mi edición íntegra del “Réquiem”. Permito el libre uso de la partitura, y agradezco la notificación de cualquier error que podáis descubrir en ella, así como cualquier comentario. Si la utilizáis, agradecería mucho que me mencionarais como editor de la misma.   

David Valdés-Percusión. Particella íntegra Requiem de Verdi. 

Hasta pronto.


…et in Arcadia ego.
© David Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario