viernes, 4 de mayo de 2018

"Armonica a bicchieri" en la óperas de Donizetti.

Se ha hecho muy popular estos días un vídeo en el ambiente percusivo. Se trata de los ensayos que se llevan a cabo en la Metropolitan Opera de "Lucia di Lammermoor"; más concretamente, la célebre "aria de la locura" ("Il dulce suono...", acto III, escena 2ª). Lo curioso de este vídeo es que se trata de una interpretación históricamente documentada, pues el famosísimo solo de flauta se toca con el instrumento para el que fue originalmente escrito: la "armonica a bicchieri" (armónica de vasos). La información que leeréis a continuación está sacada del magnífico libro "The Timpani and Percussion Instruments in 19th Century Italy", escrito por Renato Meucci, y que os recomiendo encarecidamente.




La "armónica a bicchieri" es un instrumento que estuvo disponible únicamente en el Teatro San Carlo de Nápoles durante, más o menos, una década. Consiste en vasos que se frotan con los dedos, y la descripción más precisa se encuentra en un tratado de 1846 del napolitano Vito Interlandi:

Hay diferentes tipos, pero la que se usaba en aquel momento estaba compuesta de dos octavas de vasos dispuestos en una especie de caja adaptada a este propósito, y afinada usando más o menos agua en los vasos, que son de diferentes tamaños, desde un Do por debajo del pentagrama hasta un Do por encima de él, y todavía puede alcanzar un Fa agudo, llegando a más de dos octavas, según el fabricante. La melodía se toca con la mano derecha, y los bajos con la izquierda. Las puntas de los dedos, humedecidos con agua, se apoyan ligeramente sobre los bordes de los vasos, y dando vueltas sobre su circunferencia dibujan el sonido. El famoso Franklin elevó el estatus de este juguete al de instrumento en 1763. 

El propio Interlandi dice que, en el momento en que se publica su tratado (1846), la armónica todavía se usaba de vez en cuando en el teatro, pues comenta que "...se debe dejar espacio junto al clave para colocar instrumentos especiales como el arpa, los vasos musicales, u otros, cuando sean necesarios".

Hay dos óperas que Donizetti compuso para el Teatro San Carlo y que orquestó expresamente para la plantilla disponible en él, incluyendo en ellas la armónica de vasos: "Elisabetta o Il castello di Kenilworth" (1829) y "Lucia di Lammermoor" (1835). Desde al menos 1833, en el Teatro San Carlo hubo un "armónico", el mismo Domenico Pezzi para el que se escribió la parte de "Lucía" y que, en el último momento, no la tocó, de ahí la sustitución in extremis por la flauta.

Según Gabrielle Dotto, en su artículo "Voci celesti e scelte critiche", y que fue incluido en un programa de mano de La Scala para una producción de "Lucia", en la partituta autógrafa, en la particella de la armónica, aparece "cancellata ma ancora ricostruibile". Pezzi había ensayado el fragmento con la Taccchinardi-Persiani (soprano del estreno), pero arrastraba problemas con el Teatro, pues ya se había tenido que sustituir la parte de armónica en un ballet previo llamado "Amore e Psiche" (adaptándose dicha parte, proféticamente, a una flauta). El Teatro San Carlo despidió definitivamente a Pezzi argumentando que no era de fiar, y que su sustitución en el ballet se debió a que se había ausentado de la ciudad sin avisar. Pezzi cobraba por actuación (un pionero "freelance"), y alegaba que el Teatro, en dificultades fiancieras, prescindía de él para ahorrarse sus emolumentos. Donizetti decidió la sustitución por "una coppia di flauti" (una pareja de flautas) ante los requerimientos del Teatro tras el despido de Pezzi. Así, el 26 de Septiembre de 1835, día del estreno, no se tocó la armónica.

Añadir que el término "armonica" se usó también para nombrar un instrumento consistente en láminas de cristal tocadas con mazas y, más tarde, con martillos operados por un teclado ("armonica a tastiera"). Este tipo de instrumento fue muy popular en Italia, tal y como se puede comprobar por la abundancia de ejemplos conservados en colecciones privadas.  

Pues bien, queridos flautistas, ahora sabéis que el solo nos pertenece 😉. 

He tocado "Lucia di Lammermoor" varias veces, pero sin armónica por no disponer de ella. ¿Os imaginabais algo así?, ¿os gustaría tocar la parte original? Contadme qué os parece.


…et in Arcadia ego.
© David Valdés