viernes, 12 de junio de 2015

El dichoso cable del vibráfono...

¿Cuántas veces os habéis encontrado el cable del vibráfono enrollado alrededor de los listones que sujetan las láminas?, ¿cuántas tirado por el suelo?, ¿cuántas veces habéis pisado el enchufe con el pedal?, ¿cuántas habéis pasado con las ruedas por encima de él al mover el instrumento?, ¿cuántas veces el motor no funcionaba por culpa de una mala conexión debida a un cable maltratado? Apuesto que muchas... Cada vibráfono es un mundo, y cada intérprete recurre a su propia "chapucilla" para sujetar el cable ;-) . Así, no es extraño encontrarse con cosas como estas:


©David Valdés
©David Valdés


©David Valdés
©David Valdés






















Un cable suelto es un engorro, pero solucionarlo es muuuuuuy fácil: id a la mercería más cercana y comprad tiras de velcro adhesivas. Cortad una longitud suficiente como para abarcar el cable enrollado y la barra a la que lo vayáis a sujetar.


©David Valdés


Quitad el papel y pegad la una a la otra:


©David Valdés


Con dos tiras como estas ya podéis mantener el cable bien enrollado y sujetarlo a cualquiera de las estructuras de vuestro instrumento. Poned siempre la parte blanda hacia adentro para no rayar ni el vibráfono ni el cable:


©David Valdés


Ya no tenéis excusa para que vuestro vibráfono no esté ordenadito y deje de parecer un plato de spaghetti...;-)


…et in Arcadia ego.
© David Valdés