martes, 18 de agosto de 2015

Restauración de una caja Premier "Soundwave".

Mi última adquisición es una caja Premier de 14"x10", y la compré, cómo no, en eBay.


©Drum Attic Warminster 


El vendedor anunciaba lo que él creía eran 9,5" de profundidad, pero no daba mucha información acerca del modelo porque no era capaz de encontrar datos sobre ella... Una vez estuvo en mi poder, me dediqué a investigar para conocer su origen exacto.

Tiene las bellotas propias de los modelos "Soundwave" (principios de los 80), que llegaron a conocerse por el sobrenombre de "power boat", pues parecen una futurista lancha motora.


©Premier Drums


Su acabado es el RW.


©Premier Drums


Está fabricada con tres capas de abedul y aros de refuerzo de haya (ver el epígrafe "new drum shells" de la primera foto del catálogo). Su diámetro es ligeramente inferior a las 14 pulgadas nominales (ver ese mismo epígrafe), y es una característica propia de esta serie en concreto (fue la primera vez que se hizo tal cosa, y se volvió a repetir en la legendaria serie Genista). Ved cómo el parche se extiende más allá del casco formando un "collar", característica que Premier también incluyó en sus timbales "Elite".


©Drum Attic Warminster 


Teniendo claro que se trataba de una Soundwave, identificarla debería haber sido fácil, pero resulta que la caja más grande de esta serie "solo" medía 8 pulgadas de profundidad (en la siguiente foto, el modelo 2005 bajo el epígrafe "Snare drums, wood shell"), y esta mide nada más y nada menos que 10".  


©Premier Drums


Sus medidas exactas son 14"x10" (la cinta métrica no engaña), así que solo hay dos opciones: que sea una caja que, por algún motivo, se hubiera hecho fuera de catálogo, o que se trate de una modificación de un tom...

Sus aros de refuerzo no se han movido, pues no hay señales de ello,  y su estado de conservación es perfecto, lo que nos indica que no se trata de un recorte de un tom de mayor tamaño. Además, la colocación de las bellotas es perfectamente simétrica y no hay agujeros de más. Por tanto, está claro que el casco conserva sus medidas originales, que el instrumento no se alteró y que nadie sacó la sierra a pasear...  

Hay más pistas... El casco tiene dos logos de Premier, algo característico de los toms para que la chapa se vea independientemente de su colocación.


©David Valdés


Debajo del bordonero (el modelo clásico 632 de Premier) hay dos agujeros que no deberían estar ahí (a no ser que el instrumento fuera originalmente un tomtom). Esos agujeros, ahora convertidos en "vent holes", serían parte del sistema de sujeción original. Podéis verlos detrás de la bordonera: uno encima de ella y otro debajo.


©David Valdés


Además, los tornillos que sujetan esos agujeros son diferentes al resto y claramente más nuevos.


©David Valdés


El instrumento tiene "snare bed" (rebaje para el bordón), elemento constructivo indispensable en todas las cajas.


©David Valdés


©David Valdés


Visto desde el exterior podemos comprobar que está muy bien hecho, pero visto por dentro se aprecia que se hizo a mano y a posteriori (muy bien realizado, pero no es un elemento original de la ahora caja).


©David Valdés


©David Valdés


En esta última foto también podemos comprobar que los tornillos y arandelas que sujetan la bordonera (el primer y tercer tornillo empezando por arriba de la fila central) son de la marca (pude compararlos con los de mi caja Premier 1049).

Con todos estos datos saqué conclusiones... No es una caja que Premier tuviera en su catálogo, sino que estamos ante una modificación de un tom. Como el tamaño del instrumento es el original, el único tomtom de ese tamaño que tenía Premier en su serie "Soundwave" era el modelo 4440 (ver el epígrafe "Tom-toms, double headed" de la siguiente foto). No podía ser el 4114 (ver el epígrafe "Tom-toms, single headed, concert") porque entonces tendría solo el parche superior (los tan de moda por entonces "concert toms"), y quien lo modificó debería haberse hecho con más bellotas, tensores, aros, perforar...


©Premier Drums

Por tanto, esta caja nació como un tomtom "Soundwave" 4440 al que se le hizo el "snare bead" (muy bien), se le añadió una bordonera y "butt end" originales del mismo fabricante que se sujetaron con tornillería también original. También se sustituyó el aro inferior por otro con "snare gate" para pasar un bordón Premier. Los agujeros de sujeción originales se disimularon perfectamente tras la bordonera y les pusieron embellecedores para convertirlos en "vent holes". Es una modificación tan bien hecha que el dueño anterior no encontró información sobre la caja porque no pensó que pudiera ser un tom "transgénico".

Antes de pasar a describir la restauración, aquí tenéis un enlace donde encontraréis una inmensa librería de catálogos Premier: DRUMARCHIVE. Si os gusta la marca, estoy seguro de que os será muy útil.

Lo primero que hice fue quitar todos los tornillos y herrajes y dejarla "desnuda". Las arandelas que protegen al casco de los tornillos que sujetan las bellotas estaban bastante oxidadas e impregnaron de orín la madera, así que esa fue la primera tarea....


©David Valdés


Para ello utilicé una lijadora delta.


©David Valdés


La primera pasada se hizo con un papel de grano 80.


©David Valdés


Después con un grano de 120.


©David Valdés


Luego con un grano de 180.


©David Valdés


Para finalizar y darle un acabado super liso, una lija de grano 320.


©David Valdés


También realicé el mismo proceso con los aros de refuerzo.

Una vez la parte interior quedó lisa como el culito de un bebé, le apliqué cinco capas de aceite de tung para proteger, nutrir y embellecer la madera (también a los aros de refuerzo). El resultado final es este:


©David Valdés


Quité todo resto de grasa y suciedad de la parte exterior con un paño ligeramente impregnado en amoniaco, y después le di cera (adquirida en Leroy Merlin).


©David Valdés


Entre capa y capa (y siempre una vez seco y endurecido el producto) le saqué brillo con una muñeca de algodón acoplada a un taladro (Leroy Merlin):


©David Valdés


Como me apetecía darle un acabado super brillante, como un espejo, le di 10 manos y froté a conciencia.


©David Valdés


©David Valdés

Concluído el trabajo con el casco, le llegó el turno a los herrajes. Las arandelas que causaron las manchas en la parte interior se limpiaron y cromaron.


©David Valdés


©David Valdés


Las bellotas se limpiaron y abrillantaron usando este kit (también de Leroy Merlin):


©David Valdés


Este es el resultado final. Os prometo que la foto no les hace justicia...


©David Valdés


Viendo este detalle entenderéis por qué recibieron el sobrenombre "power boat".


©David Valdés


©Dubai Travel Guide


 También pulí a conciencia la bordonera.


©David Valdés


Los tornillos tensores y sus arandelas también pasaron por el baño de cromo...,


©David Valdés


©David Valdés


Los aros...,


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


Los tornillos que sujetan las bellotas...,


©David Valdés


©David Valdés


Los tornillos de la bordonera...,


©David Valdés



©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés



Y las arandelas estrelladas:


©David Valdés


Una vez todo como nuevo, volví a poner las piezas en su sitio.


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


Para acabar, unas fotos algo decentes del instrumento, en las que, por fin, podemos obviar el desorden de mi taller...  :-D


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


©David Valdés


Ahora mismo la caja tiene un REMO Controlled Sound Black Dot como parche batidor y un REMO Coated Ambassador como resonante (curioso, ¿verdad...? Estoy probando algo que leí en un foro de sonidos ochenteros). Lo bueno de esta caja es que podemos utilizarla en muchos contextos: tal y como está ahora (parches y bordones) tendremos un "backbeat" monstruoso en nuestra batería y sonaremos como lo hacían las baladas de aquella época. Con parches de piel y bordones de tripa (la bordonera es idónea para montarlos) tendremos un magnífico tambor rudimental, y si le ponemos un REMO Renaissance Diplomat o REMO Thin Coated en el batidor, un  REMO Diplomat SD en el resonante y unos bordones GROVER Club Bright, tendremos un verdadero cañón para tocar determinado repertorio orquestal. Todo ello, claro, jugando también con la afinación.

Una maravilla, ¿verdad? A partir de hoy ya cuento con un juguetito nuevo en el arsenal... ;-) Permaneced atentos, pues una futura entrada incluirá un vídeo en el que podremos escucharla en diferentes situaciones.


…et in Arcadia ego.
© David Valdés