viernes, 8 de junio de 2018

"Rute" casero ("DIY").

La semana del día 18 empezaremos los ensayos de la Sexta Sinfonía de Gustav Mahler. Será para el ya tradicional concierto de cierre de temporada que volverá a juntar a las dos orquestas asturianas: la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias y la Oviedo Filarmonía

Tocaré el bombo y, como ya sabreís, en la música centroeuropea existe la tradición del "rute", muy ligado a él. El rute es un manojo de vergas que se usa para golpear el casco del bombo, produciendo un sonido bastante peculiar. Su origen lo podemos encontrar en el davul (podéis recordar mi artículo AQUÍ), antecesor del bombo, que se tocaba con una maza en un parche y con una varilla en el otro. Esta tradición pervivió en nuestro bombo, y ese sonido y forma de tocar se mantuvo (se mantiene) en determinadas zonas de Europa. Compositores como Mahler, Strauss, Stravinsky..., escribieron para él.

Preparando los ensayos y conciertos, quise contar con el mayor número de opciones posibles. Tengo un par de rutes bastante grandes que compré en un bazar oriental a precio de risa (y que ya pudisteis escuchar a la OSPA la última vez que tocó la "Sinfonía Militar" de Haydn), unas "Promark Hot Rods" y unas Vic Firth Rute505. Anticipando acontecimientos, y por si las dos últimas se quedaran cortas de volumen o las primeras se pasaran, decidí hacer unas que estuvieran entre los dos "colores" que ya tenía y así llegar a los ensayos con toda la paleta cubierta.

Lo primero que hice fue aprovisionarme de materia prima en un bazar. En la sección de jardinería/decoración encontré estos manojos de varillas. A 2€ cada uno me hice con un par.


© David Valdés


Longitud y grosor perfectos para hacer un buen rute.


© David Valdés


Junté los dos manojos de "spaghetti" en uno y lo serré por la mitad. Las varillas medían 80cm, así que me quedaron dos "puñaos" de 40cm, lo que resulta en casi 16 pulgadas (15,75, para ser exactos), la medida estándar de las baquetas. ¡Perfecto!


© David Valdés


En el mismo bazar me hice con un rollo de cinta aislante (1€). Cubrí uno de los extremos de cada rute como si pusiera "grip" a una raqueta de tennis y...¡voilà! Un rute perfecto para tocar Mahler.


© David Valdés


Como podéis ver, no hay nada nuevo bajo el sol. Todo este tipo de mazas que tan de moda están y que se usan para tocar la batería, el cajón..., son algo que existe desde muy antiguo. Obviamente, estos apéndices percusivos no solo sirven para tocar en una orquesta: podéis usarlos para tocar vuestro instrumento preferido. El límite es la imaginación y el buen gusto musical.

Por 4,05€ tengo un rute perfecto para lo que me propongo. ¿Vais a dejar de experimentar pudiendo tenerlo tan barato? 😉 Contadme vuestras experiencias con este tipo de "mazas". Prometo subir un vídeo dentro de un par de semanas.


…et in Arcadia ego.
© David Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario