lunes, 15 de febrero de 2016

Chocalho casero "DIY".

El pasado 12 de febrero participé en el concierto que, para celebrar su 30 aniversario, Celtas Cortos dio junto a la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias.

"El Emigrante" es una canción que incluye una batucada y, en ella,  el chocalho (junto con surdos y agogó) aporta el sabor típico de la samba. Este instrumento consiste en un armazón que sujeta varias sonajas (platinelas), y se toca agitándolo adelante y atrás.


© izzomusical


© totperlaire


CC Wikipedia


El chocalho suena así:





Como me asignaron a mí este instrumento y ni la orquesta ni yo disponíamos de él, me animé a fabricar uno. Para ello utilicé un listón de madera de sección cuadrada de 18x18mm (elegí esas medidas por simple comodidad al sujetarlo) que corté a una medida que, igualmente, resultara cómoda y permitiera alojar suficiente número de sonajas.


© David Valdés


También corté dos fragmentos más pequeños.


© David Valdés


Después los lijé para redondear los cantos y que el tacto fuera cómodo y agradable. En la siguiente foto podéis ver uno hecho y el otro sin lijar.


© David Valdés


En esta todos los listones están lijados.


© David Valdés


Después utilicé estas placas y tornillos...


© David Valdés


...para sujetar los tacos pequeños en los extremos del listón largo y así tener una buena sujeción.


© David Valdés


Con el marco hecho, el siguiente paso fue añadir las sonajas, que fueron fabricadas de forma casera con chapas de cerveza (que fueran de cerveza es casualidad, lo prometo...). Podéis pedírselas a vuestro barman de confianza o ir haciendo acopio según las bebáis ;-D. Tened en cuenta que mi instrumento lleva 66, así que lo vais a pasar muy bien si decidís llevar el "do it yourself" hasta las últimas consecuencias... :-D.

Para hacer que suenen más (o eso creo yo), les quité el plástico que llevan en la parte trasera.


© David Valdés


Utilicé un martillo para darles su merecido.


© David Valdés


Después de trabajar con unas pocas de ellas descubrí que era mucho más fácil machacar primero y quitar el plástico a continuación, por lo que invertí el orden de mi "cadena de montaje". Tened cuidado, porque me llevé varios martillazos y cortes.


© David Valdés


Luego les hice un agujero en el centro (más o menos...) usando un clavo y un martillo (¡me encantan estos procedimientos tan sutiles!). A continuación, los agrandé con un berbiquí.


© David Valdés


Después hice "racimos" de sonajas ensartando grupos de seis en un clavo (¿por qué no cinco o siete?, quién sabe...).


© David Valdés


Clavé cada "racimo" en el bastidor con una separación de 7,5cm. con respecto a sus colegas.


© David Valdés


Y... ¡voilà! El chocalho estaba terminado.


© David Valdés


Si sois observadores (apuesto que sí), veréis que lo que hice fue alternar los "racimos": nunca hay uno enfrentado al del lado opuesto. Esta idea la tomé de la disposición de sonajas que Grover utiliza en sus panderetas.


Ya solo queda saber cómo suena este chocalho casero.


video


La verdad es que, para estar hecho con materiales tan comunes y baratos, el instrumento suena muy bien y tiene un volúmen verdaderamente increíble. Ahora solo falta que os hagáis con el DVD para escucharlo en contexto.

¿Alguna vez os habéis animado a fabricar un instrumento reciclando? Pasadme vuestras ideas, que estoy lanzado ;-D.


…et in Arcadia ego.
© David Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario