martes, 17 de febrero de 2015

El tambor provenzal.

Hoy hablaremos sobre un instrumento tradicional que se ha abierto camino hasta llegar a la orquesta sinfónica. Tiene ya unos cuantos siglos y es común a varios países pero, en francés, su nombre se parece mucho a la forma en que otros idiomas nombran a instrumentos muy diferentes, y eso ha sido causa de bastantes equívocos: no son pocos los que, malinterpretando la orquestación, han tocado el instrumento equivocado. Nos estamos refiriendo al tambor provenzal.

El tambor provenzal (tambourin, tambourin provençal, tambourin de Provençe, tambour provençal o tambour de Provençe, que todos esos nombres puede tener en francés) es un tipo de tambor muy antiguo, ya utilizado en el medievo. Lo describe Marin Mersenne en el Libro VII de su Harmonie Universelle (1636). Su profundidad suele ser el doble de su diámetro, tiene dos parches, dependiendo de la época en que se haya construído puede presentar o no contra-aros y suele tener un único bordón que atraviesa diametralmente el parche batidor. Digo "suele" porque es tan habitual que el tambourin tenga bordón como que no lo tenga. En un contexto popular, el bordón está muy presente: produce un "zumbido" que contribuye a crear un efecto de "roncón" (muy habitual en esta música) pero que, a la vez, entorpece la claridad rítmica. En un contexto orquestal, el tambourin se usa sin bordón, pues facilita tocar piano y el ritmo se entiende mucho más claramente. Por tanto, y aunque el tambor provenzal se presente indistintamente con o sin bordón, a partir de ahora, y dado que hablaremos de su uso en la orquesta, entenderemos que no lo tiene.  


Harmonie Universelle. Marin Marenne


Ahora bien: la peculiaridad de este instrumento es que un único tañedor (el tambourinaire) lo toca siempre a la vez que el galoubet (una pequeña flauta de tres agujeros).






Esta tradición de tocar un aerófono y un instrumento de percusión a la vez se da en muchísimos lugares de España (y en cada zona reciben distinto nombre los instrumentos): Andalucía, Extremadura, Cataluña, País Vasco, Baleares, Castilla y León... También existe en el Reino Unido, Portugal, Francia (obviamente) e Iberoamérica (imagino que por influencia española).

Quizá la obra más conocida que incluye tambourin sea "L´Arlesienne", de Georges Bizet, donde se orquesta asignando a dos intérpretes diferentes cada uno de los instrumentos (lógico cuando el instrumento da el salto a la orquesta sinfónica. Aún así, debemos fijarnos en que el tambor provenzal y la flauta siempre están relacionados, pues tocan a la vez). De ella se seleccionaron varios números y se arreglaron en dos suites. La nº 2 es la que, en sus movimientos Pastorale y Farandole, incluye tambor provenzal.

¿Cuál es el problema?, que Bizet escribió "tambourin", palabra muy parecida al "tambourine" inglés (algunos editores escriben "tamburin", sin la "o", lo que contribuye aún más al equívoco, pues se puede pensar que, si esa letra falta, también falta la "e" del "falso amigo"). En inglés "tambourine" significa pandereta, y muchos percusionistas y directores se han confundido y la han empleado por desconocer el instrumento tradicional provenzal. Existe otro instrumento tradicional brasileño llamado "tamborim", pero es tan clara su procedencia y uso que, afortunadamente, ninguna versión que yo haya escuchado lo incluye.


Tambourin
Tambourine
Tamborim © Marc de Douvan

Tres nombres muy similares para tres instrumentos muy distintos entre sí. Ahora bien, cuando toquemos esta obra de Bizet, asegurémonos, por favor, de que lo hacemos con el tambor provenzal, nunca con la pandereta.

Como ya hemos visto, al estar la mano izquierda ocupada tocando el galoubet, es la derecha la que se encarga del tambor. Por tanto, cuando toquemos este instrumento en la orquesta, conservaremos la técnica tradicional y usaremos solo la mano derecha. Por qué no, también podemos tocarlo colgándolo de nuestro brazo.

En el siguiente vídeo podemos ver a la Orchestra de Paris (algo sabrán de cómo tocar esta música... ;-) ) interpretando la Farandole de la Suite nº 2 de "L´Arlésienne" bajo la dirección de Paavo Jarvi. Observad cómo el percusionista usa el tambor provenzal con la técnica tradicional. Como curiosidad, observad también que el timbalero (Frederic Macarez) adopta una "baquetación" basada en la técnica del tambor, pues toca la primera corchea con la mano derecha y las tres restantes con la izquierda. Si queréis seguir la partitura, podéis descargarla legalmente y gratis AQUÍ.






En el siguiente vídeo, yo mismo toco la parte con mi tambor provenzal (la baqueta que uso no es histórica, pues aún estoy pendiente de que un luthier me envíe una réplica de un modelo tradicional):





No solo encontramos el tambor de Provenza en la obra de Bizet: aparece también en la "Suite Français", "Suite Provençale", "Suite Concertante pour Piano et Orchestre", "Suite Campagnarde", "Scaramouche", "Promenade Concert", "Concierto para piano nº 1", "La Creation du Monde" y las 12 sinfonías de Darius Milhaud; en "Appalachian Spring", "El Salón Mexico" y "The Tender Land", de Aaron Copland; la "Sinfonía Turangalila", de Olivier Messiaen; "Fra Diavola" y "Concert à la cour", de Daniel François Auber; "Arianne et Barbe-Bleu", de Paul Dukas; "Rapsodie Dionysienne", de Henrry Barraud; la Sinfonía nº 2, op. 51 ("Apollo and the Seaman"), de Joseph Holbrooke; "The Song of Saint Francis", de Howard Blake; la Sinfonía nº 4, op. 16, de Kurt Striegler; "Le Visage Nuptial", de Pierre Boulez; "Trois Dances", de Maurice Duruflé... Si, además, tocamos con grupos de interpretación histórica, nunca faltarán ocasiones donde poder utilizarlo.

Bien: hoy hemos conocido un instrumento poco usual en el contexto sinfónico y las obras más importantes que lo incluyen. Espero que, a partir de ahora, nunca más volváis a tocar "L´Arlésienne" con una pandereta... ;-)  Si vuestro director os pone pegas, decidle que le eche un vistazo a Percusize Me!... ¡Os lo agradecerá para siempre!


…et in Arcadia ego.
© David Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario