domingo, 20 de noviembre de 2011

Prokofiev, Sinfonía Clásica.

El pasado 22 de octubre, la Orquesta Sinfónica de Gijón tocó, entre otras obras, la 1ª Sinfonía ("Clásica") de Serguéi Prokófiev. Como siempre, interpretar a este compositor es un verdadero placer, y esta entrada tratará sobre un pequeño fragmento de su "Allegro con brio".

Antes de continuar, aquí tenéis la partitura de dicho fragmento (pinchando sobre él, podréis verlo a mayor tamaño):




La parte de timbales es ésta:




Estudiando la partitura, podemos darnos cuenta de que, cuatro compases antes de M (cuatro antes del 20 de ensayo en el "score" o, directamente, el 19 -siento mucho que las ediciones difieran), los chelos y contrabajos (además de los fagotes repartiéndose el diseño) tocan corcheas con las notas Do-Mi-Sol-Mi, Do-Mi-Sol-Mi... El resto de la orquesta, o bien toca dos negras por compás, o bien mantiene una nota larga. Los timbales están en tierra de nadie, pues mantienen una nota a la vez que articulan semicorcheas (ningún otro instrumento de la orquesta toca esta figuración). Además, los que mantienen una nota larga son los clarinetes, oboes y flautas, instrumentos, en principio, poco afines a los timbales.

Por todas estas razones, mi decisión fue tocar el mismo diseño que chelos y contrabajos, quedando el trabajo de edición así:


Éste es el resultado (el audio comienza exactamente en L), grabado en directo en el Teatro Jovellanos de Gijón bajo la dirección de Óliver Díaz (siento mucho no poder aportar vídeo como en otras ocasiones... Esta vez tenemos que conformarnos con sólo audio):




Como ya sabéis de anteriores ocasiones, soy partidario (siempre con un profundo conocimiento y el máximo respeto por la Música) de realizar cambios en las partes.

¿Qué opináis de esta modificación?


…et in Arcadia ego.
© David Valdés

5 comentarios:

  1. Ciertamente es una modificación "mayor", de primas a primeras parece un verdadero cambio, pero al ver la partitura se hace patente que prácticamente doblás la parte de los cellos y bajos. Ciertamente el resultado es bastante satisfactorio y se mezcla muy bien, para mi gusto debo de decir, con el resto de la orquesta.
    Felicidades. Muy buen blog, muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. el director alcanza a notar la diferencia con lo que tiene en el score? esto es una decisión solamente tuya o el director dio el viso bueno para hacer el cambio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A no ser que el director tenga una patata en lugar de oído, lo notará... ;-). Estos cambios suelo sugerirlos yo, y los directores tienden a ser bastante receptivos si les presentas soluciones musicales coherentes. En este caso en concreto, fue el director el que propuso el cambio, así que ningún problema.

      Eliminar
  3. Una entrada muy interesante, David. He podido observar que las entradas de este blog que hablan sobre timbales se centran principalmente en pasajes orquestales (y en especial, en la edición de algunos de estos pasajes que tú propones). Sin ánimo de desprestigiar este tipo de entradas, sería interesante que, al igual que en su día hablaste de los agarres paralelo y tradicional en la caja, hablaras alguna vez sobre el agarre francés en los timbales. Creo que sería de gran ayuda para mucha gente que le cuesta bastante pasar del agarre alemán al francés, por lo que no le sacan todo el partido que podrían a sus dedos sobre este instrumento (me incluyo).
    Sin más, enhorabuena por el blog y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alberto.

      Intentaré hacer una entrada que hable sobre el agarre francés.

      Si te digo la verdad, no es una forma de sujetar las baquetas que me haya convencido... La estudié y puse en práctica durante unos años, pero nunca me acabó de gustar, ni conseguía hacer realidad las ideas de sonido y carácter que tenía en mi cabeza con ella, así que la deseché.

      Además de por una cuestión de sonido, carácter y articulación, dejé ese agarre porque no necesitaba hacer virguerías con los dedos para tocar como yo quería. Llegué a la conclusión de que esa técnica no era ni lo que buscaba ni lo que necesitaba, así que prescindí de ella.

      Igual que en la caja, mi forma de tocar los timbales es una combinación de ideas de aquí y de allá, no sujeta a una escuela específica. De todos modos, intentaré escribir una entrada explicando la técnica francesa.

      Muchas gracias por leer el blog y por comentar.

      Un saludo.

      David Valdés.

      Eliminar