viernes, 14 de mayo de 2021

Un "side drum" renacentista casero.

Un "side drum" es un antiguo tambor de gran tamaño que fue utilizado en Europa principalmente por los lansquenetes, tropas mercenarias del área germánica. Dichas tropas se vendían al mejor postor y llegaron a luchar en los tercios españoles bajo el reinado de Carlos I.

Este tambor se tocaba de lado, bajo la axila, de ahí su nombre. Acompañaba a los pífanos y se utilizaba para transmitir órdenes, marcar el paso, animar veladas soldadescas...

 


El proyecto comienza con un surdo Gonalca de 18"x18", instrumento muy machacado y que merecía una nueva vida.

 

© David Valdés

 

Le quité todos los herrajes y el forro, dejándolo en su estado "natural".

 

© David Valdés

 

Una medida estándar de este tipo de tambores suele ser 18"x13", así que lo recorté ligeramente, dejándolo en casi 14" de altura.

 

© David Valdés


Obviamente, el aro sobrante no fue a la basura 😉. Ahora es otro instrumento del que os hablaré más adelante. Con el casco a la medida, solo había que tapar los agujeros...


© David Valdés


...y recortar las espigas.


© David Valdés

 

Lijé el interior y el exterior para que la superficie quedara igualada y pegué una chapela:


© David Valdés


El casco ya estaba listo. Perforé dos grupos diametralmente opuestos de tres agujeros en los puntos donde insertaría los tensores de los bordones y embutí seis clavijas de viola (adquiridas en Musical Tommy) a las que hice un agujero para pasar el cordón de tripa:


© David Valdés

 

Compré dos aros de madera en Thomann que perforé (16 veces cada uno) con un ángulo descendente de 22,5º para facilitar el paso de la cuerda.

 

© David Valdés

 

También hice dos rebajes ("snare gates") en el aro inferior para que los bordones pudieran atravesarlo.

 

© David Valdés

 

Con vaquetilla rojiza y cinta de piel de color vainilla (adquirida en Curtidos Carrasco) hice unas orejetas:

 

© David Valdés


Con las orejetas listas, 22 metros de cuerda de cáñamo de 7mm de diámetro de Cuerdas y Redes y dos parches de piel de cabrito de Baena Sonido (el batidor más grueso y el resonante más fino, ambos emparchados en arillo de madera) ya podía montar el tambor: 


© David Valdés


Encordado el instrumento, aquí podéis ver el "rabo de cerdo" ("pig tail") que cierra todo el cordaje y mantiene la tensión. Observad también que los chicotes de la cuerda están rematados con cinta de cuero para que no se deshilachen:


© David Valdés


Con la cuerda sobrante se teje una cadeneta y se enrolla alrededor del aro inferior. Este es el aspecto del tambor encordado:

 

© David Valdés


Con tripa también comprada en Baena Sonido hice los bordones. La remojé para ablandarla y así poder trabajar con ella.


© David Valdés


Pasé la tripa por los agujeros que previamente había perforado en las clavijas y la hice firme con un nudo "stopper" en forma de ocho (la tripa mojada es maleable y se trabaja muy bien, como si fuera hilo). 

 

© David Valdés
 
 

© David Valdés


© David Valdés

Como último detalle añadí dos gazas de cuerda que servirán para hacer firme el tahalí de tela de algodón (Telas San Miguel) con el que terciaré el tambor sobre mi hombro derecho. Fijaos que los chicotes están rematados con cinta de piel para que no se deshagan:

 

© David Valdés

 

Este es el aspecto final del "side drum":

 

© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés


© David Valdés

 

Y así se toca:

 

© David Valdés


© David Valdés

 

Permaneced atentos, pues en breve publicaré un vídeo en el que podréis escuchar este instrumento y diversos toques ingleses. Como siempre, estaré encantado de leer vuestras opiniones, consejos... 


…et in Arcadia ego.
© David Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario